Historia de Ucrania

El actual territorio que forma Ucrania fue la parte meridional del primer estado eslavo oriental. Éste fue fundado por los vikingos varegos, procedentes de la actual Suecia. Más tarde, este pueblo fue asimilado por la población eslava local.

Durante los siglos X y XI el territorio ucraniano se convirtió en el más importante estado de Europa, creando la identidad nacional ucraniana hasta la actualidad. En el siglo XIII los mongoles invadieron el territorio y fundaron el kanato de la Horda de Oro. Más tarde, Lituania conquistó Kiev y el principado de Volinia y se unió con Polonia. Los cosacos ucranianos se aliaron con Rusia.

Durante la I Guerra Mundial Ucrania proclamó su independencia. En 1918, los ucranianos establecieron su propia república en Galitzia Oriental para unirse con la Ucrania independiente. Sin embargo, la Conferencia de Paz de París puso este territorio bajo protectorado polaco, por lo que el gobierno de la República de Ucrania, dirigido por Simón Petlyura, declaró la guerra a Polonia. Mientras, los bolcheviques formaron un gobierno afín en Ucrania que estableció una República Socialista Soviética. En 1922, los ucranianos comunistas se integraron en la formación de la URSS; el país fue dividido entre Polonia y la Unión Soviética. La parte soviética sufrió dos hambrunas: en 1921-1922 y 1932-1933 esta última deliberada llamada Holodomor, en la que murieron varios millones de personas (entre cuatro y diez, según las fuentes).

 El objetivo del nacionalismo ucraniano era la creación de una Gran Ucrania independiente, que abarcara la Ucrania rusa, la Galitzia polaca y la Rutenia checoslovaca. En 1941 los alemanes invadieron Ucrania durante la II Guerra Mundial, y en 1944 los soviéticos volvieron a tomar el país. En 1945, la República Socialista Soviética de Ucrania se convirtió en país fundador de las Naciones Unidas. Entre 1943 y 1952 en los territorios recién incorporados a la RSS de Ucrania (Galizia, Volin, Bukovina, Transcarpatia y Polissia) un grupo guerrillero antibolchevique llamado UPA (Ukrajins’ka Povstans’ka Armija) luchó contra: las SS alemanas; contra el Armja Crajowa (Ejército Nacional); así como contra los partisanos rusos, prosiguiendo la lucha tras la "liberación" del ejército rojo (seguida de purgas y represiones de la NKVD). La lucha retrasó los procesos de colectivización y provocó deportaciones masivas hacia Siberia, pero logró mitigar los efectos de las expropiaciones forzosas llevadas a cabo en toda Ucrania y provocando la muerte de 1 millón de ciudadanos en la hambruna artificial de 1947.

 En 1954 la región de Crimea fue transferida a Ucrania por decisión personal de Nikita Jrushchov, como parte de la celebración de los acuerdos de Pereyaslav entre los cosacos y el Zar en la unificación de Ucrania a Rusia en 1654. Jrushchov mismo era originario de Ucrania. La descentralización y desestalinización que tuvo lugar bajo su mandato, aunque deshecha por Brieznev después (sumada a una renovación de la rusificación), permitió la aparición del grupo de los 60, autores literarios y artistas que se opusieron al régimen, denunciando la rusificación.

En 1986 (26 de abril) la tragedia nuclear de Chernobyl marcó el futuro de Ucrania (aunque por la dirección del viento el país más afectado fue Bielorusia).  

El 24 de agosto de 1991 el parlamento ucraniano declaró la independencia, decisión que fue ratificada el 1 de diciembre mediante un referéndum popular. Leonid Makarovich Kravchuk, anterior secretario general del Partido Comunista, resultó elegido presidente.

 Unas semanas después pasó a formar parte de la CEI (Comunidad de Estados Independientes), institución de poca efectividad, aunque los lazos económicos con Rusia y Bielorrusia siguen siendo muy fuertes.

 El 20 de enero de 2005, la Corte Suprema de Ucrania confirmó a Viktor Yushchenko como ganador de la segunda ronda del 26 de diciembre de 2004.

El presidente actual de Ucrania es Viktor Yanukovich, elegido en 2010.

El actual territorio que forma Ucrania fue la parte meridional del primer estado eslavo oriental. Éste fue fundado por los vikingos varegos, procedentes de la actual Suecia. Más tarde, este pueblo fue asimilado por la población eslava local.

Durante los siglos X y XI el territorio ucraniano se convirtió en el más importante estado de Europa, creando la identidad nacional ucraniana hasta la actualidad. En el siglo XIII los mongoles invadieron el territorio y fundaron el kanato de la Horda de Oro. Más tarde, Lituania conquistó Kiev y el principado de Volinia y se unió con Polonia. Los cosacos ucranianos se aliaron con Rusia.

Durante la I Guerra Mundial Ucrania proclamó su independencia. En 1918, los ucranianos establecieron su propia república en Galitzia Oriental para unirse con la Ucrania independiente. Sin embargo, la Conferencia de Paz de París puso este territorio bajo protectorado polaco, por lo que el gobierno de la República de Ucrania, dirigido por Simón Petlyura, declaró la guerra a Polonia. Mientras, los bolcheviques formaron un gobierno afín en Ucrania que estableció una República Socialista Soviética. En 1922, los ucranianos comunistas se integraron en la formación de la URSS; el país fue dividido entre Polonia y la Unión Soviética. La parte soviética sufrió dos hambrunas: en 1921-1922 y 1932-1933 esta última deliberada llamada Holodomor, en la que murieron varios millones de personas (entre cuatro y diez, según las fuentes).

 El objetivo del nacionalismo ucraniano era la creación de una Gran Ucrania independiente, que abarcara la Ucrania rusa, la Galitzia polaca y la Rutenia checoslovaca. En 1941 los alemanes invadieron Ucrania durante la II Guerra Mundial, y en 1944 los soviéticos volvieron a tomar el país. En 1945, la República Socialista Soviética de Ucrania se convirtió en país fundador de las Naciones Unidas. Entre 1943 y 1952 en los territorios recién incorporados a la RSS de Ucrania (Galizia, Volin, Bukovina, Transcarpatia y Polissia) un grupo guerrillero antibolchevique llamado UPA (Ukrajins’ka Povstans’ka Armija) luchó contra: las SS alemanas; contra el Armja Crajowa (Ejército Nacional); así como contra los partisanos rusos, prosiguiendo la lucha tras la "liberación" del ejército rojo (seguida de purgas y represiones de la NKVD). La lucha retrasó los procesos de colectivización y provocó deportaciones masivas hacia Siberia, pero logró mitigar los efectos de las expropiaciones forzosas llevadas a cabo en toda Ucrania y provocando la muerte de 1 millón de ciudadanos en la hambruna artificial de 1947.

 En 1954 la región de Crimea fue transferida a Ucrania por decisión personal de Nikita Jrushchov, como parte de la celebración de los acuerdos de Pereyaslav entre los cosacos y el Zar en la unificación de Ucrania a Rusia en 1654. Jrushchov mismo era originario de Ucrania. La descentralización y desestalinización que tuvo lugar bajo su mandato, aunque deshecha por Brieznev después (sumada a una renovación de la rusificación), permitió la aparición del grupo de los 60, autores literarios y artistas que se opusieron al régimen, denunciando la rusificación.

En 1986 (26 de abril) la tragedia nuclear de Chernobyl marcó el futuro de Ucrania (aunque por la dirección del viento el país más afectado fue Bielorusia).  

El 24 de agosto de 1991 el parlamento ucraniano declaró la independencia, decisión que fue ratificada el 1 de diciembre mediante un referéndum popular. Leonid Makarovich Kravchuk, anterior secretario general del Partido Comunista, resultó elegido presidente.

 Unas semanas después pasó a formar parte de la CEI (Comunidad de Estados Independientes), institución de poca efectividad, aunque los lazos económicos con Rusia y Bielorrusia siguen siendo muy fuertes.

El 20 de enero de 2005, la Corte Suprema de Ucrania confirmó a Viktor Yushchenko como ganador de la segunda ronda del 26 de diciembre de 2004.

El presidente actual de Ucrania es Viktor Yanukovich, elegido en 2010.